Archivo de la etiqueta: cooperativismo

APUNTES SOBRE LAS PRIMERAS COOPERATIVAS DE VIVIENDAS FERROVIARIAS EN ESPAÑA DURANTE EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX

Antes de que se iniciara una fase industrialista en la construcción de vivienda social para los empleados ferroviarios durante la segunda mitad del siglo XX, tanto por parte de las empresas ferroviarias (especialmente RENFE), como a través de cooperativas de trabajadores del sector, la construcción de viviendas para los empleados del ferrocarril por parte de las empresas privadas no tenía un carácter general y solo se construían unos cuantos cientos de viviendas tanto para empleados en puestos estratégicos como aquellos que trabajaban en zonas despobladas o pequeños núcleos urbanos con escaso desarrollo inmobiliario. La carencia de vivienda en el sector era evidente y en muchos casos los ferroviarios debían esperar en precarias construcciones o en vagones habilitados a que una vivienda quedara libre o a la construcción de una nueva promoción (Cuéllar Villar, Jiménez Vega y Polo Muriel, 2005).

En las grandes ciudades, donde aparentemente el problema era menor porque existía una mayor oferta de vivienda en régimen de inquilinato, la carencia de vivienda también era importante ya que los precios eran muy elevados y la ubicación de las viviendas estaba muy alejada de los puestos de trabajo, lo que también llevaba a la aparición de infraviviendas o alojamientos carentes del más mínimo confort. De ahí que, con el impulso que se venía produciendo a través de las cooperativas de consumo y el asociacionismo obrero, en general, también se comenzaron a desarrollar cooperativas de empleados ferroviarios que tenían como fin la construcción de viviendas para sus familias. Sigue leyendo

LA VIVIENDA FERROVIARIA EN ESPAÑA (1939-1989). ALGUNAS MAGNITUDES (I)

En el comienzo de este apunte es oportuno indicar las razones de la cronología utilizada, que será común en la mayor parte de los textos que se publiquen en este blog relacionados con la vivienda ferroviaria española en la segunda mitad del siglo XX. Las fechas extremas vienen marcadas por sendas legislaciones, la de 1939, que promovía la construcción de viviendas protegidas, y la de 1989, sobre medidas de financiación de viviendas protegidas, que conllevaría un cambio significativo en la trayectoria de la vivienda social en España, ya que buena parte de las competencias de regulación y promoción pasarían a las Comunidades Autónomas, según establecía la Constitución Española de 1978.

Así pues, en el periodo 1949-1989 hemos podido contabilizar la construcción de unas 20.000 viviendas destinadas a trabajadores ferroviarios que fueron levantadas en buena medida por parte de los propios trabajadores, en régimen de cooperativa y con la finalidad de acceder a una vivienda en propiedad. El parque de viviendas de RENFE para sus empleados se incrementó notablemente en este periodo, como se puede comprobar, pues además del plan de las 7.000 viviendas para alquiler, también se construyeron unas 2.500 viviendas en régimen de cesión, para puestos claves y estratégicos, de personal de los servicios de Circulación y de Vía y Obras. Además, la empresa también poseía viviendas que habían sido construidas por las antiguas compañías ferroviarias (antes de 1936) y que todavía estaban en uso. Por último, otras compañías del sector ferroviario, de carácter regional o local también construyeron viviendas para sus empleados, aunque en un número muy inferior (gráfico 1). Sigue leyendo

APUNTES SOBRE EL DESARROLLO DE LAS COOPERATIVAS DE VIVIENDAS FERROVIARIAS

El impulso cooperativo moderno hunde sus raíces en la implantación de la revolución industrial, cuando en diferentes ámbitos económicos y sociales, clases populares y medias buscaban redes de colaboración para llevar a cabo proyectos agrarios, industriales o de servicios. En España se desarrolló en Barcelona en 1899 el primer congreso nacional, en el que tuvieron especial relevancia los sindicatos agrícolas y las cajas rurales, y en el que se impartieron diferentes conferencias sobre el pensamiento de Proudhon, Ruskin, Marx, Owen o Sorel y las primeras experiencias cooperativas, que fueron impartidas por algunos intelectuales de la Barcelona del momento (Pérez Baró, 1963).

Las cooperativas de producción, las cooperativas de consumo y, en menor medida, las de vivienda (denominadas en esos años como casas baratas) fueron los referentes principales de estudio. Sin embargo, el impulso al cooperativismo relacionado con la construcción de vivienda se demoraría hasta la segunda mitad del siglo XX, yendo de la mano de un desarrollismo inmobiliario que complicaría mucho el funcionamiento de estas cooperativas. Sigue leyendo