LA PROMOCIÓN DE 81 VIVIENDAS DE LA COOPERATIVA ‘AMÉZOLA’ EN BILBAO (1970)

Identificación

La promoción de 81 viviendas de la cooperativa ferroviaria Amézola en Bilbao, cuya construcción finalizó en 1970, se encuentra en la zona sur de la ciudad, en los terrenos de la antigua estación de mercancías de Ametzola, en el barrio del mismo nombre. La parcela ortogonal de unos 1.500 m2 se ubica entre las actuales calles de General Salazar y Dolores Ibarruri, y es conlidante con otras viviendas ferroviarias construidas según se iban desmantelando los servicios en la estación ferroviaria.

El proyecto inicial del arquitecto Manuel de Santo Domingo Rivacoba contemplaba la posibilidad de realizar en el solar asignado 84 viviendas, si bien existía el problema de rebasar la altura máxima establecida en la zona, lo que haría que el Ayuntamiento de Bilbao rechazara el proyecto. Finalmente, el proyecto revisado será de 81 viviendas, de las que tres correspondían a los porteros de cada bloque, respetando a altura máxima a construir en la zona, lo que permitió que en febrero de 1968 se realizara el concurso para la contrata de construcción de los edificios, que son adjudicados a la empresa bilbaína Construcciones Gamboa y Aizpurúa por un total de 33,3 millones de pta.

Hay que que señalar que en el proceso de venta del terreno de RENFE a los cooperativistas se incluyó la obligación por parte de estos de asumir los costes de la demolición del antiguo muelle del vino y la construcción de uno nuevo en la estación de mercancías de Amézola, tarea que fue llevada a cabo por una empresa contratada al efecto por la cooperativa en el primer semestre de 1967. En octubre, el BOE publicaba la autorización para la venta de los terrenos de RENFE a los cooperativistas (1.500 m2 por los que se abonaron 2,8 millones de pta), por lo que el proyecto de construcción de viviendas ya podía salir adelante.

El siguiente obstáculo a salvar era la concesión de los préstamos previa garantía de los mismos por parte de RENFE, esto se produjo en septiembre de 1968 y se pudieron realizar los préstamos ante la Caja de Ahorros Vizcaína, que aplicaba un interés del 6 %; dado que RENFE había garantizado un interés del 3,5 %, la diferencia era abonada por la empresa a los trabajadores en una compensación trimestral.

Ilustración 1. Plano de situación de las viviendas de la cooperativa Amézola junto a instalaciones ferroviarias todavía en servicio y, a la izquierda, las viviendas de RENFE de 1962. Fuente: AMB, 2.533-002 (1967).

Arquitectura

Las obras de construcción de las viviendas comenzaron en abril de 1968, pero inmediatamente se detectó la falta de estabilidad del suelo, ya que existía una corriente de agua subterránea, lo que obligó a aplicar el sistema de pozos indios, para garantizar la firmeza de la edificación. Sin embargo, el sistema no funcionó y, a causa de las emanaciones de gases, fallecieron dos obreros, por lo que se optó por el sistema de pilotajes, que tuvo que llevarse hasta los once metros para asegurar una base firme. La obras finalmente concluirían en junio de 1970, con un retraso de dos meses sobre la fecha prevista debido a los problemas indicados.

Una de las diferencias que se pueden apreciar en la ejecución de los proyectos de las empresas, como el caso de RENFE, y de las cooperativas era que aquellos eran apenas modificados, mientras que en estos sí se hacían cambios sobre la marcha con la iniciativa de los cooperativistas. Aquí, en Ametzola, también ocurrió, ya que con el proyecto en marcha se hicieron modificaciones en los materiales accesorios de azulejos en los cuartos húmedos, la aplicación del barnizado a la carpintería de madera de las viviendas, y se emplearon decorados de escayola en los techos de las viviendas. Los resultados antes de su aplicación podían se comprobados por los cooperativistas en el piso piloto que se colocaba al efecto.

La financiación de las viviendas se completaba con la venta de los locales comerciales y plazas de garaje que se habían previsto en la planta baja y en los sótanos del edificio. Esta estrategia garantizaba un ingreso complementario que cubría un porcentaje elevado del coste de la edificación, pero cuya renta no se percibía hasta que el edificio no estuviera terminado y entregado, por lo que, con frecuencia, hubo que recurrir a préstamos puente como fue el caso de esta cooperativa, que tuvo que solicitar 5 millones de pta al 6,5 % para un periodo de seis meses. Además, al año de finalizar la viviendas se decidió la instalación de porteros automáticos en el acceso a las fincas por lo que se recibió autorización para reconvertir las viviendas de portería y ponerlas a la venta.

La planta tipo de las viviendas era de cuatro dormitorios, un salón estar, cocina, entrada, aseo y cuarto de baño completo. Con terraza exterior y galería interior junto a la cocina. Las viviendas de los porteros se ubicaban en la cubierta, eran de menores dimensiones, pero disponían también de cuatro dormitorios, salón estar, cocina y cuarto de baño.

Ilustración 2. Edificio de la cooperativa Amézola recién construido (1970), en la parte inferior todavía se pueden ver los vagones de mercancías en la playa de vías de la estación. Fuente: AMB, 2.533-002 (1970).

Lugar

El barrio bilbaíno de Ametzola ha perdido buena parte de su identidad ferroviaria, ya que la activa estación de mercancías de RENFE cerró definitivamente sus instalaciones coincidiendo con el final del siglo XX. La gran reforma del plan Bilbao Ría 2000 cambió la fisonomía de la ciudad, y en el caso de este barrio, las vías fueron soterradas y reconvertidas en una ruta de viajeros de cercanías. El antiguo espacio de la estación se ha transformado en una zona con lugares ajardinados y abiertos, donde se ubican, junto a esta cooperativa, otro grupo de viviendas de cooperativistas y de RENFE.

Ilustración 3. Grupo de viviendas de la cooperativa Amézola. En el lado derecho se encuentra el bloque de viviendas de la cooperativa Norte, construidos en 1977. Fuente: fotografía de los autores (2020).

Nota. Además de esta promoción de viviendas ferroviarias, la ciudad de Bilbao tuvo una intensa actividad en la construcción de viviendas para empleados ferroviarios: en 1959, la Compañía de los Ferrocarriles Vascongados construyó 16 viviendas en la calle Atxuri, nº 12; en 1962 la empresa RENFE construyó 135 viviendas en la calle General Salazar nº 1; en 1970, la cooperativa ferroviaria Abando construyó 75 viviendas en la calle José María Olavarri, nº 4; y en 1977, la cooperativa de viviendas Norte construyó 55 viviendas en la calle General Salazar, nº 3-5. En próximas entradas de este blog se incorporará información de estas promociones.

Referencias y bibliografía

Bilbao Larrondo, Luis. Urbanismo en Bilbao, 1959-1979: del desarrollismo económico a la Transición. SL: Bilbao, 2013.

Otaola, Pablo. «El Bilbao de Bilbao Ría 2000». Bidebarrieta: Revista de humanidades y ciencias sociales de Bilbao, n.o 8 (2000): 73-88.

Santos y Ganges, Luis. Urbanismo y ferrocarril. La construcción del espacio ferroviario en las ciudades medias españolas. Madrid: Fundación de los Ferrocarriles Españoles, 2007.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.