LA PATRIMONIALIZACIÓN DE LA VIVIENDA SOCIAL

La ciudad moderna ha sido un lugar de transformación intensa y constante en el último siglo. Después de los procesos desamortizadores y la eliminación de las murallas en el siglo XIX, se impusieron los ensanches y se completaron las remodelaciones de los cascos históricos, que dotaron a las ciudades de nuevos edificios administrativos, trazaron amplias avenidas y ejes de comunicación, y construyeron parques y zonas de ocio común donde la ciudad burguesa presentaba su estatus. Pero la ciudad moderna, sobre todo, se llenó de viviendas que, alimentadas por una migración masiva del campo a la ciudad, obligaron a cambios legislativos y nuevas planificaciones donde los nuevos barrios de ensanche llevaron los límites urbanos donde se instalaron los recién llegados (Fariña Tojo, 2000, p. 20-22).

Así, en las ciudades del siglo XX, la expansión de sus barrios hacia la periferia se puede asimilar, siguiendo la metáfora de Tilden (2006, p. 30), a los anillos de crecimiento que muestra el corte transversal de un árbol, que nos cuenta su historia en la caprichosa traza de esas líneas concéntricas. De la correcta interpretación de todos y cada uno de los puntos de esos anillos, con periodos de sequía que estrechan las franjas o de grandes lluvias que muestran un gran crecimiento, se determina la configuración y evolución de nuestro árbol, es decir, de nuestras ciudades.

Las viviendas forman parte de los conjuntos del patrimonio industrial, según queda recogido en la carta de Nizhny-Tagil de 2003. En este mismo documento se llama la atención sobre la importancia de la catalogación, el registro y la investigación para afrontar los procesos de preservación de estos bienes históricos. Pero entender que se trata de conjuntos patrimonializables tanto o más, desde un punto de vista histórico-sociológico más que arquitectónico, que los que conforman el patrimonio clásico (nobleza, iglesia y construcciones defensivas), requiere de una serie de argumentos que superen la tradicional visión sobre la singularidad, calidad o valor artístico o técnico de los elementos.

Cuando nos acercamos con una mirada patrimonialista a estos centenares de edificios de viviendas -la ciudad de bloques (Díez Medina y Monclús, 2020)-, replicados en otras muchas ciudades y que carecen de valores intrínsecos individuales, según el modo convencional de interpretar el patrimonio, hemos de reconocer que presentan sus contradicciones, fruto de la rápida transformación de la ciudad, siempre en renovación y nunca completada, lo que ofrece una constante modificación, por reformas y mejoras de las instalaciones, el cambio de titularidad e incluso de usos. Es el patrimonio vivido durante la segunda mitad del siglo XX por las generaciones que nos preceden.

También hemos de tener presente que, desde el punto de vista tipológico y constructivo-material, plantea una ruptura con la forma de construcción tradicional de la vivienda colectiva que va más allá de las cuestiones arquitectónicas, pasando de la concepción clasista de distribución vertical por clases y que en aspectos arquitectónicos también se debía materializar y mostrar exteriormente, basado todo ello en la forma clásica de hacer arquitectura, a toda una nueva dimensión respecto a la forma de proyectar y materializar la arquitectura teniendo presente nuevos factores como igualdad social, condiciones higiénicas para todas las viviendas independientemente de la condición social, experimentación tipológica, estandarización y economía.

Además, están presentes los espacios de relación, aquellos intencionadamente creados entre la vivienda y la calle, bien como filtro, bien como zona de uso colectivo o bien para que las viviendas tuvieran una zona verde a la que volcarse, también deben ser reconocidos como patrimonio social puesto que se trataba de espacios de transición que graduaban el contacto de las viviendas con la calle otorgando privacidad y calidad espacial a las viviendas y a sus zonas comunes. Era una forma de dignificar la vivienda social que las razones especulativas y de normativa eliminaron. Por ello, resulta esencial conocer y preservar los ejemplos que queden.

En otro orden de cosas, el cooperativismo, la nueva forma de vivir, o al menos de acceder a una vivienda en propiedad, en colectividad nos lleva a nuevas formas de agrupación de viviendas y a nuevos modelos de ciudad. De la misma forma que se consideran patrimonializables los centros históricos o los ensanches como modelos de asentamiento representativos de la sociedad que los crea, la vivienda social, y dentro de ella la ferroviaria, es representativa en nuestro país de una parte no desdeñable de la sociedad, y es también reflejo de un modelo político de hacer ciudad y, por tanto, debería ser objeto de patrimonialización (Cuéllar y Martínez-Corral, 2018).

No se trata de un concepto nuevo (Moya, Monjo y Díez, 2017): la Carta de Venecia (1964), la Declaración de Amsterdam (1975), la Carta de Washington (1875) o la Carta de Cracovia (2000), ya introducen el valor de lo modesto, de los arrabales, de la pluralidad del patrimonio, si bien los hechos todavía no refrendan, muchos años después, las buenas intenciones plasmadas en estos documentos.

La tesis de Ariño (2001) defiende que el patrimonio es una construcción social, que no depende intrínsecamente del objeto sino de los valores atribuidos al mismo. Por tanto, requiere de intervención de la sociedad y plantea lo aleatorio de estos valores dependiendo del momento histórico. La vivienda social, pues, es un elemento importante en la configuración de las ciudades. Toda la disertación acerca de los estudios de célula, de tipología, de fachada, de tipo de agrupación y de configuración de espacio urbano presentan diferentes aspectos de un todo que forma parte, inequívocamente, de la experiencia de todo ser humano habitante de la vivienda, del entorno cercano y de la ciudad, lo que le hace formar parte de una vida cotidiana y de un pasado, que representa así la anhelada continuidad con la historia, lo que resulta más interesante que otros monumentos y por tanto, representa un patrimonio con mayor derecho a ser preservado, o al menos reconocido, que otros.

Bibliografía

ARIÑO, A., 2001. A invención do patrimonio cultural e a sociedade do risco. Grial: revista galega de cultura, no. 149, pp. 67-82.

CUÉLLAR, D. y MARTÍNEZ-CORRAL, A., 2018. Una casa para nuestros padres: una aproximación a las cooperativas de viviendas en España (1960-1985). IV Congresso Internacional sobre Património Industrial. Cidades e Património Industrial [en línea]. Aveiro, Portugal: APPI.

DÍEZ MEDINA, C. y MONCLÚS, F.J., 2020. Ciudad de bloques: reflexiones retrospectivas y prospectivas sobre los polígonos de vivienda «modernos». Madrid: Abada Editores.

FARIÑA TOJO, J., 2000. La protección del patrimonio urbano. Instrumentos normativos. Madrid: Editorial Akal.

MOYA, L., MONJO, J. y DÍEZ, A., 2017. La arquitectura ordinaria del siglo XX como patrimonio cultural: tres barrios de promoción oficial de Madrid. Eure. Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales, vol. 43, no. 130, pp. 269-294. TILDEN, F., 2006. La interpretación de nuestro patrimonio. Pamplona: Asociación para la Interpretación del Patrimonio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.