LAS INSTALACIONES DE SUMINISTRO ELÉCTRICO EN LA VIVIENDA SOCIAL FERROVIARIA: NORMAS Y CARACTERÍSTICAS

“La luz se venía de una bombilla en el centro, con su tulipa blanca, colgada de unos cables embreados”. Rafael Sánchez Ferlosio, El Jarama, Ediciones Destino SA, p. 162, 1955

El acercamiento a lo cotidiano es un ejercicio de gran interés para el investigador en ciencias sociales, ya que actúa como una evidencia de laboratorio a la que los estudios más generalistas no pueden descender. En nuestro caso, cuando estudiamos las características de las instalaciones eléctricas en las viviendas que se construyeron por parte de RENFE entre 1939 y 1975 pudimos constatar, por un lado, la progresiva mejora de estas instalaciones, y por otro lado, la abismal diferencia que existe entre aquel momento y la actualidad, propiciada por una regulación normativa que ha introducido un confort mínimo en las viviendas, cuyos primeros pasos se dieron en el entorno de la mitad del siglo XX.

El conocimiento del régimen normativo es una pista válida para estudiar el proceso con cierto orden, lo que permite comprobar cómo se ha plasmado esa normativa, con mayor o menor rigor, en los proyectos de construcción, que a su vez han ido evolucionando y, al socaire de nuevas demandas derivadas de un evidente desarrollo económico, han aumentado la eficiencia y calidad de las instalaciones, que debían prepararse para la entrada de nuevos electrodomésticos en las viviendas y otras instalaciones adicionales. En este sentido, en el periodo estudiado, tuvieron vigencia tres normas que regulaban cómo debían ser las instalaciones eléctricas de las viviendas a construir: el Reglamento de Instalaciones Eléctrica Receptoras de 1933 (RIER), el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión de 1955 (REBT) y el grupo de normas de instrucciones técnicas de 1973-1974, que supuso un salto cualitativo en las características (capacidad, calidad, seguridad, etc.) de las instalaciones eléctricas en los inmuebles de nueva construcción. Como se puede comprobar, cada norma tuvo una vigencia de unos veinte años, lo que muestra una modernización acelerada de estas instalaciones.

En primer lugar, como se ha señalado, las viviendas que se construyeron al amparo de la ley de la vivienda protegida de 1939 tenían reguladas sus instalaciones eléctricas por el RIER de 1933. Aquí todavía la exigencia era bastante laxa y solo se indicaba que en el interior de las viviendas se permitía el empleo de conductores, que podían ser de cobre o de otros metales, desnudos sobre aisladores y que, para atravesar tabiques, muros o forjados, los conductores debían estar protegidos por tubos con suficiente resistencia mecánica. La sección de los cables conductores debía ser de 1 mm2 en las pequeñas instalaciones de alumbrado cuya potencia no fuera superior a 100 W, lo que hemos comprobado que ocurría en todos los proyectos analizados. Esto daba una intensidad máxima en la instalación de 6 A.

También se recogía sucintamente la utilización de contadores, sobre tableros de madera separados de la pared, sin que se hiciera mención una ubicación concreta. En el caso de los proyectos de vivienda social ferroviaria de esta primera fase todos se ubicaban en los zaguanes debajo de la zanca de escalera. Respecto a las lámparas, se consideraban apropiadas las de incandescencia y no deseables las de arco, que ya habían entrado en un claro desuso.

Los proyectos de construcción de la época recogieron estas normas, aunque los grafismos proyectuales eran bastante escuetos y los planos eran en realidad pequeños croquis sin una gran precisión en la información, si bien se observa una creciente estandarización en los signos convencionales de los planos para una mayor unificación y entendimiento de la información aportada.

La segunda etapa llegaría con el REBT de 1955, que daría continuidad a muchas de las normas anteriores, pero ya debía adaptarse a la nueva dinámica constructiva de este periodo, también regulado por una nueva ley de vivienda, la de viviendas de renta limitada de 1954. Ahora se fijan conceptos más claros, como el de acometida general (espacio que discurría entre la red general y la caja de protección del edificio), cuya responsabilidad era del constructor. Surge así una terminología propia de estas instalaciones, caracterizada por una mayor estandarización: acometida, caja general de protección, línea repartidora, centralización de contadores, derivaciones individuales, interruptor de control de potencia (ICP), cuadros de distribución, instalación interior y servicios generales, entre las más relevantes.

Con respecto a los contadores, ya se permitía la instalación dentro de la vivienda, pero en las viviendas ferroviarias no hemos encontrado ningún caso de este periodo en el se diera esta localización, por lo que siguieron localizándose preferentemente en el zaguán comunitario. En lo relativo a la protección de la instalación, como tomas de tierra y similar, el reglamento de 1955 solo aconsejaba, por lo que no hubo grandes cambios en este sentido.

El gran cambio vendrá con la serie de normas relativas a las instalaciones eléctricas de 1973-1974, con una vocación más exigente: el nuevo Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, las Instrucciones Técnicas Complementarias, el MI BT y la Norma NTE-IEB/1974 “Instalaciones de electricidad: baja tensión”. Aquí, las instalaciones eléctricas contaban con contenidos relativos al diseño, cálculo, control, valoración y mantenimiento, que contaron para su redacción con la colaboración de especialistas e instituciones como el Instituto Eduardo Torroja o el Instituto Nacional para la Calidad en la Edificación. Este cambio normativo también había seguido a un cambio en la protección legal a la vivienda construida, a partir de la recopilación legislativa de 1968 que puso en uso a la nueva categoría de viviendas de protección oficial (VPO).

A la vista de la información registrada, con respecto a las instalaciones eléctricas en las viviendas ferroviarias, se trata de un periodo de transición, lo que explica muchas de las carencias observadas. Además, entendemos que la rigidez franquista no alentaba innovaciones y el arquitecto se convertía en un mero técnico que se limitaba a cumplir los mínimos normativos y, dado que en el caso de las promociones de RENFE los proyectos respondían a unos patrones seriados, no había apenas innovaciones al respecto. De todos modos, es evidente el cambio y la mejora progresiva de las instalaciones. Un ejemplo claro de esto se puede constatar en la evolución de estos costes en los presupuestos de ejecución material (PEM) de las instalaciones eléctricas, que en los proyectos realizados entre 1949 y 1954 en nuestro estudio de caso de vivienda social ferroviaria no superaba el 3 % sobre el total del PEM. Sin embargo, a partir de esta fecha, este porcentaje pasaría a estar en torno al 8 y el 15 %, lo que respondía a la ampliación de las instalaciones, la mínima mejora de las medidas de seguridad y al uso de materiales de más calidad.

– Más datos en CUÉLLAR, D. y MARTÍNEZ-CORRAL, A., 2019. Las instalaciones eléctricas en las viviendas de nueva construcción durante el franquismo (1939-1975): el caso de las promociones ferroviarias. Quinto Simpósio de Historia da Electrificação. Évora: Universidade de Évora.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.