APUNTES SOBRE EL DESARROLLO DE LAS COOPERATIVAS DE VIVIENDAS FERROVIARIAS

El impulso cooperativo moderno hunde sus raíces en la implantación de la revolución industrial, cuando en diferentes ámbitos económicos y sociales, clases populares y medias buscaban redes de colaboración para llevar a cabo proyectos agrarios, industriales o de servicios. En España se desarrolló en Barcelona en 1899 el primer congreso nacional, en el que tuvieron especial relevancia los sindicatos agrícolas y las cajas rurales, y en el que se impartieron diferentes conferencias sobre el pensamiento de Proudhon, Ruskin, Marx, Owen o Sorel y las primeras experiencias cooperativas, que fueron impartidas por algunos intelectuales de la Barcelona del momento (Pérez Baró, 1963).

Las cooperativas de producción, las cooperativas de consumo y, en menor medida, las de vivienda (denominadas en esos años como casas baratas) fueron los referentes principales de estudio. Sin embargo, el impulso al cooperativismo relacionado con la construcción de vivienda se demoraría hasta la segunda mitad del siglo XX, yendo de la mano de un desarrollismo inmobiliario que complicaría mucho el funcionamiento de estas cooperativas.

Algunos impulsos en las primeras décadas del siglo XX llevadas a cabo por cooperativas de trabajadores ferroviarios se pueden localizar en Madrid, Bilbao o Burgos, entre otros puntos de la geografía española, pero sin una continuidad y solidez suficiente. Entretanto, los trabajadores ferroviarios buscaban acomodo en habitaciones y edificios de alquiler privado en condiciones bastante precarias, ya que en esos años la oferta de vivienda para los trabajadores por parte de las compañías ferroviarias era muy escasa, y el déficit de vivienda era evidente (Cuéllar Villar, Jiménez Vega y Polo Muriel 2005).

Durante el primer franquismo tampoco hubo avances importantes en este sentido, ya que la promulgación de la Ley de 2 de enero de 1942, de cooperación y su posterior reglamento no modificaron sustancialmente el escaso impulso que se dio a la construcción de viviendas por parte de socios cooperativistas. La profunda crisis autárquica y la debilidad económica general hacía imposible ese impulso y apenas si podemos contabilizar casos de construcción de viviendas por parte de cooperativas ferroviarias hasta la década de 1960. Una de las excepciones estaría en Valencia, en la década de 1950, con el impulso de la Hermandad Católica Ferroviaria de esa ciudad.

Se observa aquí una característica que sería común en la mayor parte del cooperativismo ferroviario que hemos podido estudiar: el papel decisivo ejercido por las organizaciones seglares de la Iglesia católica (las hermandades católicas locales), tan ligada al régimen franquista (Hermet, 1985), y los departamentos de política social de no pocas empresas, del sector público o no, que de una forma paternalista alentaron las puesta en marcha de estos grupos cooperativistas y supervisaron su organización (Valenzuela Rubio, 1977), al igual que las sociedades crediticias, especialmente los Montes de Piedad y Cajas de Ahorro, y bancarias, decisivas en la financiación de los proyectos (Blasco Torrejón, 1993).

En todo caso, el impulso cooperativo para la vivienda cobrará relevancia a partir de ese momento ya que casó bien con la ideología del régimen (la búsqueda de una tercera vía entre el socialismo y el capitalismo, donde el cooperativismo tenía un buen encaje) y, una vez liberadas las trabas administrativas y conseguida la fluidez en el suministro de materiales, vivió una verdadera explosión en la década de 1960, cuando una de cada treinta viviendas nuevas construidas se hizo en régimen de cooperativa (Vázquez Fraile, 1968).

En este marco, RENFE, que ya había afrontado a partir de 1949 un plan de construcción de 4.000 viviendas (posteriormente ampliado a 7.000), alentó también la puesta en marcha de promociones cooperativas con la doble finalidad de descargar responsabilidad de sus tareas sociales y de atender la demanda creciente que había para acceder a una vivienda propia de nueva construcción.

De este modo, la empresa ferroviaria publicó sendas Circulares de la Dirección General (nº 300 y 302) destinadas a conceder ayudas a los agentes ferroviarios que quisieran adquirir, construir o reparar viviendas para ellos, aunque se orientaba especialmente a aquellos que se constituyeran en cooperativa. La Circular 300 regulaba las condiciones de concesión de ayudas económicas individuales a los agentes ferroviarios para la adquisición, construcción o reparación de sus viviendas con cargo a un fondo que consignaba anualmente en los presupuestos de la empresa. Estos préstamos se registraban en el activo de la compañía, ya que debían ser devueltos por los empleados a través de descuento en nómina. Por su parte, la Circular 302 determinaba que para las ayudas económicas a los agentes en materia de vivienda se utilizaran las partidas económicas incluidas en el apartado de fines sociales del Plan de Modernización de la Red aprobado en 1964. Quedaba también establecido el Reglamento que debía regular la concesión de estos créditos y todo el proceso administrativo que lo soportaba.

La avalancha de peticiones y la constitución de cooperativas desbordó las previsiones y pronto se vio que el sistema de financiación establecido era insuficiente para atender las demandas de los ferroviarios, además de que entendemos de que tenía una tramitación más lenta de lo esperada. En una primera evaluación de esa posible ineficiencia, la realidad es que las peticiones fueron muy numerosas: según nuestros datos, en el quinquenio 1964-1969, se proyectaron unas ocho mil viviendas promovidas por unas 70 cooperativas en 65 ciudades, de las que en 1971 estaban construidas unas 6.500 viviendas, lo que daba un porcentaje de éxito elevado y un tiempo de ejecución relativamente rápido.

La situación de demanda no atendida que tenía RENFE para cubrir la concesión de préstamos hizo que se publicará en 1967 la Circular 346 que establecía un nuevo cauce de financiación que consistía en canalizar esas ayudas a través de las Cajas de Ahorro, mediante préstamos concertados por los agentes, pero con la garantía de la propia empresa. Es decir, la empresa, grosso modo, pasaba de ser financiadora a avalista.

La creación de las cooperativas fue un alivio significativo para la estructura del parque de viviendas de los empleados ferroviarios, y por lo tanto para RENFE. La aportación de los cooperativistas, que dejaban de contar como demandantes de vivienda para la empresa, fue de 10.000 viviendas en apenas 15 años, hasta el comienzo de la década de 1980, cuando ya se habían producido cambios en el sector inmobiliario, con el decaimiento progresivo del sistema cooperativo, y la generalización de un mercado más abierto e individual que propició el desarrollo del modelo del ahorro-vivienda.

De todos modos, RENFE siguió atendiendo a las cooperativas en aquellas cuestiones logísticas y administrativas en las que su aportación sí era decisiva. Tal y como señalaba la propia empresa, estos problemas podían ser bien sobre la titularidad de los terrenos o bien por la insuficiencia de los presupuestos de obras. La cuestión de los terrenos fue muy importante y causó notables demoras, especialmente en los primeros años, cuando todavía no estaba claro el proceder y si el suelo a emplear debía ser ferroviario recalificado o disponible por los nuevos planes urbanos (Cuéllar y Martínez-Corral 2018).

Bibliografía

BLASCO TORREJÓN, B., 1993. Política de vivienda en España: un análisis global. Madrid: Universidad Complutense de Madrid, Servicio de Publicaciones.

CUÉLLAR, D. y MARTÍNEZ-CORRAL, A., 2018. Una casa para nuestros padres: una aproximación a las cooperativas de viviendas en España (1960-1985). IV Congresso Internacional sobre Património Industrial. Cidades e Património Industrial. Aveiro, Portugal: APPI.

CUÉLLAR VILLAR, D., JIMÉNEZ VEGA, M. y POLO MURIEL, F., 2005. Historia de los poblados ferroviarios en España. Madrid: Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

HERMET, G., 1985. Los católicos en la España franquista. Vol. 1: Los actores del juego político. 1a ed. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas: Siglo Veintiuno.

PÉREZ BARÓ, A., 1963. El cincuenta aniversario del Primer Congreso Nacional de Cooperativas de España. Estudios cooperativos, no. 4, pp. 59-62.

VALENZUELA RUBIO, M., 1977. La empresa industrial como promotor inmobiliario. Ciudad e Industria. Oviedo: Asociación Española para el Progreso de la Ciencias, pp. 211-227. VÁZQUEZ FRAILE, A., 1968. El cooperativismo de viviendas ante el II Plan de Desarrollo. Estudios cooperativos, no. 14, pp. 33-52.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.