NOTAS SOBRE INSTALACIONES Y ACABADOS EN LAS VIVIENDAS FERROVIARIAS CONSTRUIDAS ENTRE 1949-1989

El problema de la vivienda adquirió a partir de la década de 1940 dimensiones de crisis y amenazaba con afectar la estabilidad del régimen franquista. De hecho, entre las primeras medidas legislativas del franquismo se encuentra precisamente la nueva legislación sobre vivienda. En concreto, la Ley de 19 de abril de 1939 tenía dos objetivos claros: primero, medidas de protección para incentivar la construcción de viviendas protegidas; y, segundo, la creación de un departamento regulador como el Instituto Nacional de la Vivienda (INV).

En lo referente a cuestiones técnicas, el INV era el organismo encargado de dictar ordenanzas y normas de construcción, proponer tipos de viviendas, supervisar y aprobar los proyectos y obras, y validar los pliegos de condiciones y los presupuestos.

El análisis de la normativa técnica vigente hasta la década de los 60, básicamente el periodo donde predomina la construcción de vivienda por parte de RENFE, nos permite entender la gran homogeneidad de los proyectos y de las soluciones constructivas aplicadas. La rigidez normativa, el objetivo del mínimo coste con el criterio erróneo de considerar que, a menor tamaño de vivienda, mayor ahorro (De La Hoz, 1962), la idea de vivienda que pretende imponer el Régimen en las antípodas de toda la evolución proyectual y constructiva del periodo republicano o de las soluciones de otros países europeos y la escasez material serán los aspectos claves que condicionarán la materialidad del periodo y que también se refleja en las instalaciones y acabados (Cuéllar y Martínez-Corral, 2018a). Todo esto cambia de manera progresiva a partir de los años 60 derivado de un contexto social, económico y normativo completamente distinto.

En este sentido, siguiendo en esta línea de entradas de índole constructiva, en las viviendas RENFE, los revestimientos exteriores más empleados eran los revocos y enfoscados a base de morteros de cal o cemento. Se admitía el uso de morteros con argamasa prescribiéndose el empleo de cales grasas, morteros de cal hidráulica y morteros de cemento tipo portland en diferentes dosificaciones. Los revestimientos interiores eran a base de guarnecidos y enlucidos de yeso. El acabado era a base de pinturas a la cal al exterior con revoco pétreo en zócalos y al temple liso en techos y paramentos verticales interiores. Para los cuartos húmedos, se ejecutaban alicatados cerámicos bien, en un primer momento, estrictamente en las zonas donde era imprescindible y posteriormente de manera corrida a media altura, en el entorno de 1,48 m, o, ya en los proyectos de cooperativas, a altura completa.

Las piezas cerámicas utilizadas eran, en los proyectos RENFE, azulejos blancos de dimensiones 15×15 o 20×20 cm procedentes de Castellón de 2ª categoría dispuestos a junta corrida y con remate romo. En el caso de las cooperativas, además de los indicados se observa mayor variedad de soluciones a medida que pasa el tiempo, prescribiendo alguno de los proyectos analizados azulejos serigrafiados en diferentes formatos, variedad de colores y diseños.

Respecto de los solados, las viviendas RENFE se caracterizan a base de solado de baldosín hidráulico sobre cama de arena en piezas cuadradas monocolor de 25×25 cm en toda la vivienda, con quizá combinación de piezas de diferente color en fajas perimetrales, en partes principales como el estar o el vestíbulo (Ilustración 1). En el caso de las viviendas de cooperativas, alguno de los proyectos analizado prescribe solado a base de plaqueta de cerámica esmaltada o a base de terrazo.

Acerca de las instalaciones, la fontanería prescrita generalmente era de hierro galvanizado y el saneamiento a base de tubería de plomo y fibrocemento. En el caso de las viviendas RENFE, la dotación de puntos de agua, electricidad y la producción de agua caliente distinguía, dentro de las viviendas de segundo grupo, entre las de 2ª y 3ª categoría dotando a estas últimas de apenas un punto de agua en cocina y sin agua caliente. En el caso de las de 2ª categoría, el agua caliente se generaba mediante paila y termosifón incluidos en el tipo de cocina económica dispuesta (cocina tipo Bilbao nº 7).

Ilustración 1. Acceso a vivienda RENFE (Madrid Delicias). Archivo Histórico Ferroviario, ADC-0899 (1954).

Cuando la vivienda contaba con galería se disponía en esta el lavadero al que se dotaba generalmente solo de agua fría. Esto cambia en los proyectos de cooperativas a partir de la década de los 70 derivado de la aprobación de normativas específicas respecto de las instalaciones, del cambio de suministros a gas o electricidad y de las mayores exigencias de confort (Cuéllar y Martínez-Corral, 2018b).

Respecto a la electricidad, la instalación se ejecutaba empotrada bajo tubo y, si bien en los primeros proyectos de RENFE el caso habitual comprende la instalación de un punto de luz cenital por estancia y uno o dos enchufes siendo la sección de cable y las protecciones mínimas o inexistentes, en el caso de las cooperativas, la aprobación del Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión en 1973, introdujo sustanciales cambios junto una mayor exigencia de enchufes derivados de la progresiva generalización del televisor, nevera o pequeño electrodoméstico.

Un espacio donde se plasma de manera clara esta evolución es la cocina ya que, de tratarse de piezas independientes (cocina económica y fregadero) incluidas en el estar-comedor en los proyectos RENFE sin ningún tipo de encimera o equipamiento adicional (Ilustración 2), se pasa a la creación de banco de trabajo a base de soportes de ladrillo y tablero de rasilla alicatados , para finalmente, en el caso de las cooperativas observar la implantación de mobiliario específico alto y bajo a base de melaminas, de campanas extractoras y de encimeras de mármol (Cuéllar y Martínez-Corral, 2021).

Ilustración 2. Cocina tipo vivienda RENFE. (Vilanova i la Geltrú). Archivo de Fomento, B-96-RL (1957).

Bibliografía:

Barragán Sebastián, M. (1963). El ladrillo anacrónico. Revista de obras públicas, 111 (2979), 469-470.

Benavent de Barberá, P. (1948). Como debo construir: Manual práctico de construcción de edificios (3a. ed.). Bosch.

Cuéllar, D., y Martínez-Corral, A. (2018a). Las soluciones constructivas de la vivienda social ferroviaria en la segunda mitad del siglo XX: un patrimonio a estudio. Incuna 2018: resilencia, innovación y sostenibilidad.

Cuéllar, D., y Martínez-Corral, A. (2018b). Una casa para nuestros padres: Una aproximación a las cooperativas de viviendas en España (1960-1985). IV Congresso Internacional sobre Património Industrial. Cidades e Património Industrial. Aveiro.

Cuéllar, D., y Martínez-Corral, A. (2021). La cocina como lugar y herramienta: Una mirada al caso de las viviendas ferroviarias (Siglos XIX-XX). Jornadas INCUNA, Gijón.

De La Hoz, R. (1962). La vivienda social. Arquitectura, 39, 2-15. Paricio Ansuátegui, I., y Fumadó Alsina, J. Ll. (2001). El tendido de las instalaciones. Editorial Bisagra; Biblioteca general UPV.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.