CUANDO LA CONSTRUCCIÓN ERA LINEAL

Hemos publicado recientemente un artículo sobre la problemática detectada en buena parte del parque de viviendas de nuestros pueblos y ciudades que se construyeron durante la segunda mitad del siglo XX, cuando las normas técnicas no contemplaban ninguna vocación por el ahorro energético ni el reuso: When construction was linear. Analysis of the energy sustainability of social housing in Spain (1939-1989). Los objetivos y conclusiones de dicha publicación os la incluimos a continuación.

La llamada construcción circular expresa el objetivo de construir teniendo en cuenta una futura reutilización de lo construido. Desde que Pearce y Turner (1995) expusieron sus ideas sobre la economía circular, este enfoque ha cobrado protagonismo en diferentes disciplinas, entre las que se incluye la arquitectura (McDonough y Braungart, 2005), lo que ha supuesto un cambio de paradigma. Sin embargo, hasta tiempos muy recientes la arquitectura ha sido siempre lineal, si entendemos esto como opuesto a ese fin de reutilización: el propósito inicial se encontraba inconexo del final.

Los cambios normativos recientes en la construcción de viviendas plantean un nuevo esce-nario que acerca a nuestra sociedad a una sensibilización proteccionista que, al menos, re-duzca la velocidad de su deterioro. Esto pone sobre la mesa una cuestión relevante sobre qué hacer con las decenas de miles de viviendas sociales que se han construido hasta ahora, cuando no existía ningún planteamiento de reuso, y primaba el volumen, economía y rapidez en la construcción, sobre todo en el marco de un crecimiento de las ayudas en la restauración y adaptación de hacer las viviendas más eficientes desde el punto de vista energético.

Surge así la pregunta de si las viviendas sociales ferroviarias, que son el objeto de nuestro estudio, pueden adaptarse con mayor o menor facilidad a las nuevas normativas y contribuir así al ahorro energético de sus inquilinos y de la sociedad en general. Como sabemos, la vivienda social ferroviaria se caracteriza, en general, por el uso de precarios materiales aislantes aplicados durante su construcción. Para ello hemos vaciado la información de los proyectos e informes de las diferentes promociones estudiadas.

En primer lugar, hemos de tener en cuenta que la norma técnica que rige los proyectos y construcción de la vivienda en España no es aprobada hasta 1962 (normas M.V.), y consistía en un conjunto de cuatro grupos de normas: acciones a considerar para el cálculo estructural, estructuras de acero, muros de carga de fábrica de ladrillo e impermeabiliación de cubiertas con materiales bituminosos. Además, hasta 1979 no se implanta una norma de obligado cumplimiento respecto al aislamiento térmico (NBE-CT-79) que a estado en vigor hasta bien iniciado el siglo XXI. Con esta situación, es lógico pensar que las viviendas construidas en el periodo de nuestro estudio (1939-1989), encuentren graves dificultades para adaptarse a la situación actual.

Aun así, encontramos en la Orden de 29 de febrero de 1944 una serie de preceptos que estaban destinados a mejorar las condiciones higiénicas de las viviendas, que era la gran preocupación del momento, para evitar peligrosas humedades y falta de salubridad en las diferentes piezas de las viviendas. Estas recomendaciones se centraban en la adecuada ventilación de las viviendas mediante la regulación de las dimensiones mínimas, las alturas de las estancias, las superficies de los huecos de ventilación y dimensiones mínimas de los patios interiores. Respecto a la envolvente solo se hacía hincapié en el aislamiento mediante cámara o capa impermeable de las viviendas situadas en planta baja, pero apenas había referencia al aislamiento térmico, dándose solo la recomendación de proteger la vivienda de los rigores de las temperaturas exteriores, sin que propongan ni soluciones técnicas ni tipo de materiales aislantes.

Por su parte, en 1955, las ordenanzas técnicas y normas constructivas derivadas de la aprobacón de la nueva ley de viviendas de renta limitada conllevará algunos cambios en lo que a la preocupación por la ventilación y aislamiento de las viviendas a construir, aunque estas seguían siendo escuetas, sin que se indicaran materiales aislantes específicos para las soluciones propuestas, en el espesor de los muros y en el material de acabado de las cubiertas. Y sigue primando el interés por la correcta ventilación de las viviendas y de las calles. La ley de 1968 ya es más específica y, entre otras cuestiones, ya fija forjado sanitario mínimo de 30 cm para las viviendas de planta baja.

El resultado del análisis realizado muestra que ninguno de los proyectos estándar cumple ni se acerca a cumplir los requisitos de la normativa vigente en materia de aislamiento térmico y que serían necesarias intervenciones integrales en la envolvente del edificio. Si bien sería necesario analizar cada caso, dado que se trata de una muestra representativa de viviendas sociales en España construidas entre 1939-1989, tales intervenciones requerirían un esfuerzo económico importante que sería difícil de asumir para la renta media de los habitantes de España. Estas viviendas y, en el caso de las viviendas de planta baja, sería imposible de aplicar, por lo que, aunque solo se ha analizado el aspecto del ahorro energético con el objetivo de alargar la vida útil de las viviendas con el fin de satisfacer las necesidades de confort de la sociedad actual, lo cierto es que sería difícil de aplicar en muchos de los casos estudiados.

Sin embargo, se ha realizado una simulación de la realidad con cálculos simplificados y bloques modelo en una situación climática favorable. En un escenario probable de calentamiento global progresivo, esta simulación aún dista mucho de lo que podría ser la situación real, especialmente en algunas zonas climáticas (De Luxán García de Diego, Gómez Muñoz y Román López, 2015). Para el caso real, es necesario realizar auditorías concretas e individualizadas con estudios detallados que tengan en cuenta factores tanto sociales como económicos y energéticos (Fernández Ans, 2019) y (Fernández, Rubio y Guevara, 2019).

En nuestro caso de estudio, los valores obtenidos muestran una alta inviabilidad de acciones correctivas integrales. Además, hay que tener en cuenta que el 32% de las viviendas están ubicadas en barrios de muy bajos ingresos y otro 49% se ubican en zonas de bajos ingresos, según datos publicados por el INE, lo que suma una barrera económica que hace que cualquier acción más difícil. Sin embargo, la baja calidad energética de los tipos de proyectos (en todos los casos, calificación energética E) indica que cualquier acción en esta dirección será una mejora.

La paradoja es que, desde un punto de vista exclusivamente energético, las acciones en la envolvente se hacen más necesarias en casos de pobreza energética donde los usuarios no pueden permitirse gastar en instalaciones de climatización (De Luxán García de Diego, Gómez Muñoz y Román López, 2015 ). Esta situación no es inusual en casi las tres cuartas partes de las viviendas estudiadas. En este sentido, las estrategias pasivas pueden ser fundamentales, aunque requieren un alto grado de subvención.

Se ha intentado aplicar los principios de la arquitectura circular a estas viviendas que aún se encuentran en uso, en este caso para mejorarlas y adecuarlas a la normativa de ahorro energético, con la intención de hacer más sostenible su uso continuado, considerando las limitaciones y impedimentos que esto conlleva. Es una transición difícil de la construcción lineal a la circular, especialmente en este tipo de vivienda donde la barrera de ingresos es un factor limitante adicional.

Por tanto, respecto a la pregunta planteada al principio sobre la posible aplicación de los principios de la arquitectura circular a viviendas sociales preexistentes, lo cierto es que todavía parece más un sueño que una realidad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.